Ruta

Un mini Prado en el Garraf

Imprimir PDF
En la noche del 31 de enero de 1981 Vilanova i la Geltrú vivió una de las jornadas más negras de su historia reciente: Erik el Belga entró en la Biblioteca Museo Víctor Balaguer al frente de un grupo de ladrones armados con cúteres con los que cortaron de cuajo unas sesenta pinturas del museo, ocho de ellas pertenecientes al depósito de pinturas del Prado que desde hacía casi un siglo estaban en esta ciudad del Garraf. Estas piezas, grandes obras del Siglo de Oro español, habían dado lustre a la rica colección de pintura y escultura reunida por Víctor Balaguer (Barcelona, 1824 - Madrid, 1901), poeta, dramaturgo e insigne político español para su biblioteca museo que abrió sus puertas en octubre de 1884, en un momento en el que los museos se contaban con los dedos de una mano. Por suerte, no robaron la obra cumbre de este depósito, La Anunciación del Greco, al creer los ladrones que contaba con un dispositivo de seguridad que en realidad era un simple control de humedad.Seguir leyendo.

Leer más: Portada de Cataluña | EL PAÍS