El lío de los últimos días no quita las ganas de fiesta

Imprimir
El mal rollo de los últimos días, que si se hace, que si no se hace, que si nadie nos quiere, se pasó de golpe al pisar la hierba artificial del Sónar. Notabas que estabas de vuelta en casa. Más aún cuando primero triple Dengue y luego Oliver Lee de Snakehips hicieron que la tarde se balanceara alegremente en un vaivén de cuerpos cimbreantes. Había ganas de fiesta y la gente se lanzó a tumba abierta a disfrutar del festival, y que le den a los problemas. La única cara larga que se veía era la de Ángela Molina (en el coche junto a Virginia Rousse, bookerde Sónar) en la inquietante imagen promocional, tomada del último cortometraje de Sergio Caballero, imágenes del cual se proyectan en el espacio Sónar Spoliler.Seguir leyendo.

Leer más: Portada de Cataluña | EL PAÍS