Ruta

Los Visitantes aún están aquí

Imprimir PDF
Cuando empezaron a emitir V, Invasión extraterrestre yo apenas tenía idea de la dictadura de Franco, personaje a quien entonces debía imaginar penando en el trocito de infierno que le había reservado la Historia. Así que ya me disculparán, pero nunca entendí aquella serie como alegoría de los totalitarismos, ni fui capaz de detectar defensa (ni derrota) alguna del buen periodismo o una crítica al techo de cristal, roto sobre todo en el bando de los malos. Para mí aquello era una reconfortante serie de aventuras, razón más que suficiente para llegar puntual al sofá que compartí sábado sí y otro también con uno de mis hermanos. Desde aquella cómoda posición dimos la bienvenida a las 31 naves espaciales que, de improviso, sin avisar, aparecieron sobre tantas capitales del mundo y en nuestro comedor.Seguir leyendo.

Leer más: Portada de Cataluña | EL PAÍS