Y los sueños, objetos son

Imprimir
“Estos objetos están basados en las fantasías y representaciones que pueden surgir cuando se realizan actos subconscientes. Tienen una función simbólica y no dejan lugar alguno para las preocupaciones formales. Dependen sólo de la amorosa imaginación de cada persona”, declaró Salvador Dalí en 1931. Se refería a los sorprendentes objetos cotidianos que perdían la función para la que habían sido creados adquiriendo un aspecto fantástico, onírico y emocional que creaban y exponían amigos suyos, surrealistas como él, entre los que estaban Hans Arp, Max Ernst, Man Ray, Paul Klee, René Magritte, Giorgio de Chirico y Joan Miró, entre otros. Como Regalo,la plancha con clavos de hierro en su base que Ray hizo en 1921, el teléfono con auricular de langosta de Dalí de 1936 y la quesera con un queso pintado al óleo de Magritte del mismo año. Unos sueños objetualizados creados como respuesta a los que negaban el poder del subconsciente y para poner en jaque la realidad y la razón.Seguir leyendo.

Leer más: Portada de Cataluña | EL PAÍS