Los cines de Barcelona se reubican para sortear a Netflix

Imprimir
La sala de cines Palau Balañá, ubicado detrás de la Estació de Sants de Barcelona, echó el cierre este viernes tras 18 años desde su transformación en multicines en 2002. Una más. En la última década, varios cines en Barcelona han cerrado por problemas económicos, reestructuraciones empresariales o falta de acuerdo en la renovación de los contratos de alquiler con los propietarios de las salas, como el Rex o el Urgell. Grupo Balañá atribuye este último cierre a la baja asistencia de público. Los nuevos soportes de exhibición también tienen parte de culpa.Seguir leyendo.

Leer más: Portada de Cataluña | EL PAÍS